En un mundo cada vez más digitalizado, cualquiera puede ser tu competidor. La competencia, hoy, mañana y pasado puede venir de cualquier parte.

 

En un mundo cada vez más global y más digitalizado, con un gran ejemplo actual de los Taxis, para mantener el monopolio, la pregunta es: ¿QUIÉN ES MI COMPETIDOR?. Si tu eres una marca de coches, tu competencia no sólo serán las marcas como Audi, Volkswagen, Mercédez-Benz… sinó que también estarás compitiendo contra el Taxi y consecuentemente contra Uber, el Bicing, el metro… cuantas más alternativas de transporte tengamos, menos necesidad tendremos de comprar uno y tendremos más respuestas para adaptarnos a nuestro estilo de vida. Si tu eres una cámara compacta, tu competencia no sólo es Nikon, Canon, Sony… tu competencia son los smartphones, Gopro, tablets… Cuantas más personas usen el móvil inteligente como cámara, menos gente comprará una. Si tu eres Instagram, tu competencia no sólo es Snapchap, Facebook, incluso Google… también estás compitiendo con todos aquellos servicios de suscripción sin publicidad como es nuestro querido Netflix, Amazon Video y las mil plataformas que hay. Y es que como más tiempo pasan en estas plataformas, menos tiempo tienen para consumir publicidad.

Cualquiera puede ser tu competidor. La competencia, hoy, mañana y pasado puede venir de cualquier parte. Las líneas que marcaban los medios, los fabricantes, los minoristas… se han difuminado. Lo único que puedes hacer es centrarte en las necesidades del cliente.