Estas empresas, que cuentan con un número reducido de trabajadores y un moderado volumen de facturación son la espina dorsal de la economía mundial.

Los criterios para clasificar las empresas se establecen en función del número de asalariados y el volumen de negocio o el balance general. El volumen de negocio es la cantidad de dinero recibida en un período determinado, y el balance general es el estado del activo y del pasivo de una empresa.

Esta clasificación puede variar de unos países a otros:

  • Microempresa: menos de diez asalariados y un volumen de negocios anual o balance general inferior a 2 millones de euros.
  • Pequeña empresa: menos de cincuenta asalariados y un volumen de negocios anual o balance general inferior a 10 millones de euros.
  • Mediana empresa: menos de 250 asalariados y un volumen de negocios anual inferior a 50 millones de euros o un balance general inferior a 43 millones de euros.

Según los datos facilitados por el International Council for Small Business (ICSB), estas empresas representan el 90% del total de las empresas y generan entre el 70 y el 80% del empleo a nivel mundial.

Vista la importancia de estas compañías, la Asamblea General de las Naciones UNidas decidió declarar el 27 de Junio nuestro día internacional 🙂