Este día se originó durante la revolución industrial a finales de 1800. En ese momento el promedio de horas de trabajo era de 12 horas al día durante siete días a la semana y no había ninguna ley que regulara el trabajo infantil, los niños trabajaban a los cinco años de edad.

El 1 de mayo se celebra en más de 80 países del mundo, aunque hay algunas curiosidades:

• A pesar de que comenzó en los Estados Unidos, ellos celebran el Día del Trabajo el 1 de septiembre.
• En Argentina fue prohibido dos veces porque el país estaba dirigido por los dictadores, en 1930 y en 1966.
• En Italia también fue abolido por el régimen fascista, pero fue restaurado después de la guerra.
• En Japón no se considera un día de fiesta nacional, aunque la mayoría de los empleadores dan a los empleados el día libre y otros toman un permiso retribuido.
• Los Emiratos Árabes Unidos no celebran el 1 de mayo y continúan el trabajo como de costumbre.
• México cuenta con aproximadamente 48 millones de trabajadores que por ley tienen estos derechos garantizados, pero no se cumple en un 40% de los casos.

Cada año hay manifestaciones masivas convocadas por los sindicatos bajo lemas como: igualdad, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas.
Este año, de nuevo, el feminismo y los salarios volverán a ser los temas destacados de la jornada.

También, con motivo de la celebración de este día, han salido a la luz aquellos oficios que están en peligro de extinción, a causa de la tecnología. Algunos de ellos son: televendedores, personal de atención presencial al cliente, secretarios, empleados de banca, recepcionistas, cajeros, traductores, vendedores de prensa y libros, agentes de viajes, empleados de lavanderías… La tecnología reemplazará poco a poco sus lugares.

Por otro lado, la salud y el cuidado de las personas son los sectores no tecnológicos que más puestos podrían generar en el futuro.