“Un cliente bien atendido podría ser más valioso que invertir 10.000 dólares en publicidad” Jim Rohn