Ayer se celebró el Día Internacional de la Fibromialgia. La fibromialgia, que fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992, es un síndrome clínico de origen desconocido caracterizado por la presentación de dolor crónico generalizado del aparato locomotor, lo que conlleva una disminución significativa de la calidad de vida de los afectados.

El inicio de la sintomatología suele empezar en la población jóven, entre los 20 y 40 años y puede cursas con otros síntomas como la fatiga intensa, las alteraciones del sueño, la ansiedad y la depresión, la rigidez matutina o las cefaleas.

Esta enfermedad no tiene orígen psicológico, como piensa muchas personas, sinó que se trata de una enfermedad biológica que presenta patrones inmunológicos específicos, como demostró un estudio publicado en la revista «Science Advances».

También es relevante el hecho de que las mujeres padecen más fibromialgia que los hombres, representan un 85% de los afectados.